Arte Flora Francola

La materialidad del mundo: Luz Peuscovich

11:52 a. m. FloraFrancola


Célula. Dinámica Galería, Buenos Aires, Argentina, 2015. Fotografía: María Baumler.

Se adentra en el paisaje apenas tocado por los pies humanos, donde crece el musgo y los insectos dejan su cáscara después de morir. Allí recolecta con especial atención, como científica contemplativa, cada una de las piezas que se prenden de los largos hilos de lana y tanza que conforman los escenarios de sus instalaciones. En el laboratorio de artes visuales mantiene la premisa del work in progress, la obra como materia mutante, como proceso de arte. Luz Peuscovich hace cuenta de la necesidad de sentir la materialidad del mundo, comienza a generar procesos que parten de la descontextualización de los elementos que encuentra en sus recorridos, dando en sus instalaciones espacio para explorar, adentrarse y dialogar con la naturaleza en otras formas.


Gruta. Centro Cultural Parque de España, Rosario - Argentina, 2014.
Es la ciudad de Buenos Aires, donde ha vivido estos últimos años, el lugar donde desarrolla proyectos de docencia y gestión cultural, con la experiencia de sus recorridos y la producción de la obra. Tandil es el lugar de origen y residencia de sus padres, donde empieza el primer viaje de recolección en el verano de 2014. Siguiendo por Córdoba, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Neuquen y Chubut. Este recorrido vendrá a ser una instancia para componer  la primeras muestras de esta obra: «Gruta» y «Puente».

Chicharras, recolección en Tandil, Argentina. Diciembre, 2013.

Durante el proceso de recolección, entre semillas, ramas y bichos, siente especial atracción por las chicharras en Catamarca. Curiosidad de escudriñar los significados de la vida y la muerte en esos cuerpos dejados a la intemperie. En «Célula» lo interpreta así: «En su interior lo vivo y lo muerto se nutren entre sí a diferentes niveles. Esa cualidad de lo orgánico es una paradoja en la que estamos metidos, la regeneración de la naturaleza implica ese doble vínculo».


Célula. Dinámica Galería, Buenos Aires, Argentina, 2015. Fotografía: María Baumler.

Más tarde ese mismo año, en una visita a Nueva York, se presenta la oportunidad de encontrarse con otras especies de insectos, una vegetación distinta. «Todo es gigante, caracoles, hongos...», dice, y aún así, puede percibir similitudes con la naturaleza de Argentina. Fire Island y los bosques al norte de NY, le ofrecen la materia para crear este siguiente escenario: «Refugio». Le titula así por tratarse de un proceso que sucede lejos del hogar, es el «espacio para descanso y el encuentro con la magia interior». Volverá en Otoño, esta vez a Brooklyn, en la experiencia del primer cambio de estación para las recolecciones. Anteriormente, estas sucederían en primavera y verano.


Höhle. GlogauAir Residence, Berlín. 2015
Un segundo escenario para un refugio, Alemania, esta vez investigando en la memoria emotiva personal: «Se basa en la alegoría de la caverna, en miedos que desde la infancia nos acompañan». Las sombras proyectadas en el techo y las paredes, luces que distorsionan las figuras de piezas recolectadas en bosques del norte de Alemania, en la frontera con Polonia y Creta, en Grecia. Esta muestra culmina con la destrucción de la obra como ritual que libera espacio para ocupar con la experimentación del mundo real.
En 2016, simultáneo a «La Materia como símbolo», laboratorio de artes visuales donde conocí a Luz, participa en una residencia en San Blás, Panamá, y luego regresa a Catamarca, ahora en invierno. Dos escenarios contrastantes, temperaturas opuestas, reinciden en la interrogante de ¿Cómo estamos habitando el planeta? ¿Qué sucede con la naturaleza a nuestro paso?. Dice que cada lugar tiene temáticas ambientales precisas, en las Islas de San Blás, la marea está subiendo cada vez más a consecuencia del derretimiento polar, y los habitantes de  las aldeas se ven cada vez más afectados. De esa situación destila la idea de «La balanza», un site specific que construye en una isla cercana a Caledonia,  y que sirve para medir los vientos y la subida del mar, pudiéndose verse desde el puerto y la escuela del pueblo.

De las recolecciones en la residencia en Panamá y en el norte de Argentina (Catamarca), surge «Templar», una obra transdisciplinaria que integra a la instalación, activaciones performáticas y un documental donde se muestran los procesos que atraviesa la artista: la búsqueda de materiales en el paisaje invernal, el tejido en telar, el significado de «Templar» que busca distintos modos de representar el trasfondo social y cultural—. Luz habla de esta muestra «como una herramienta comunicacional y de lucha».

La obra de Luz, como ella la define, es un proceso abierto, una obra joven que indaga en la relación del ser humano con la naturaleza, se alimenta de la contemplación y el tacto, propone siempre que el espectador se desconecte del entorno por un momento para adentrarse en los paisajes túneles, refugios incluso pueda descansar dentro de la obra. «La vulnerabilidad es la mas importante de las fortalezas», dice Yoko Ono. A pesar de estar compuesta de elementos endebles, frágiles, sujetos a la descomposición en el tiempo, cada pieza de Luz es imponente, ya que su búsqueda de la materialidad y la estructura envolvente es una provocación constante a los sentidos.


Templar. Acefala Galeria - Buenos Aires, Argentina. 2016



Podría interesarte

0 comentarios

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto