cine David Parra

El melancólico anti-western de «Hell or High Water»

2:26 a. m. David Parra


De niño era habitual que, los fines de semana en la montaña, nos sentáramos todos los primos, padres y tíos en unos enormes tobos metálicos de aceite o gasolina vacíos a mirar esas sangrientas roadmovies de finales de los ochentas que trasmitían sin censura o escrúpulos a las tres de la tarde por canales de señal abierta. Era un ritual sagrado y masculino, como ir a la iglesia en la mañana de domingo o aprender a asar carne en una parrillera de cabillas. Todos hacían silencio frente al minúsculo televisor de antena, hasta que llegada la pausa de las propagandas, donde algunos aprovechaban para hacer escapar el gas de una lata de refresco o chasquear la tapa de una cerveza contra el borde de una gavera. Recuerdo que siempre hacía calor, pero eso no importaba mucho cuando abstraído me maravillaba con las arriesgadas y absurdas actitudes que tomaban los nihilistas antihéroes de los films de plomo, que permanentemente atrapados en territorios de frontera, deseaban escapar de la desolación escudados con cinismo, soledad y violencia. 

«Hell or High Water» (2016) me llevó directo a esos recuerdos. Taylor Sheridan —después de escribir la magnífica «Sicario» (2015) — toma la esencia básica del road film y la historia de vaqueros arquetípicos americanos para deslucirlas en un panorama curtido y triste, enarbolando unos anti-western con luces y sombras; equilibrados picos de drama, acción y humor negro. Sheridan nos demuestra como guionista, que una historia sencilla y bien contada puede ganarse el respeto de la crítica y una sincera ovación del público. Diálogos afilados, duras sentencias de estoicos caracteres que pasando por la escuela de Cormac McCarthy, parecen resistirse a la extinción en un mundo al que ya no pertenecen. No hay límites morales o bandos que tomar en esta película. No hay buenos ni malos, solo individuos frente al desaliento cazándose unos a otros, buscando el verdadero propósito de la justicia —si tal cosa existe— siendo fieles a sus motivaciones y creencias. 

«Hell or High Water» es una película que brilla por su melancolía, el desamparo dispuesto en tristes tomas de pueblos abandonados y planos abiertos de la llanura de Nuevo México; acompañados por las densas tonadas de Nick Cave & Warren Ellis entre la estática de la radio mal sintonizada. El trabajo de casting fue humilde y orgánico, sin la grandilocuencia ni las poses tan de moda en las películas de este año, entregándonos a un introvertido Chris Pine y un carismático Ben Foster, dispuestos a no dejarse capturar nunca por Jeff Bridges, un maestro artesano que nos entrega un personaje profundo, honesto y espontáneo; lo que a mi juicio debería llevarse algún premio en la temporada.

En definitiva se trata una gran película, una que me trasportó a esas insolentes parábolas televisivas en donde aprendí que pese a que el mundo sea cruel, uno no debe dejarse joder por nadie.


Podría interesarte

0 comentarios

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto