Crítica Literaria Vera Lucía Pinto

«PIM PAM PUM» de Alejandro Rebolledo

6:13 p. m. Ácracia pour les porcs




Rebolledo nació en Caracas en el 70, desempeño su pericia como Dj en clubes como el Moloko y Pigmalión, también ejerció rol como periodista en el diario El Nacional donde se destacaron sus columnas con extraordinarias historias sobre las invadidas noches nihilistas de una Caracas encendida y mortal, también escribió para El Globo, El Universal y Urbe; este torrente lo condujo a PIN PAN PUN su primera novela editada en el 98, y por esta finalista del premio Rómulo Gallegos. 

Escrita magníficamente en argot en pleno estallido raver en Caracas, se pasean por ella personajes extravagantes y hedonistas, desesperados con la búsqueda de la felicidad instantánea, como si ella se paseara por los balcones de El Ávila y hablara con los niños transeúntes. La novela titila entre la línea autobiográfica del autor y un prologo que reza al final, como para asegurarse de todo mal futuro: "Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia" como Harry el personaje que interpreta Woody Allen como escritor en el film homónimo "Deconstructing Harry" del 97. La novela posee también ligeros saltos gloriosos al vació, micro-poemas de atardeceres surf acuartelados e incertidumbre. Nos revela la polaroid difusa de una generación decadente, el objeto perdido del deseo, una joya inusual de la literatura venezolana de finales de siglo, un Best seller con techno y un “manual practico del punk ejecutivo”. 

Para el año 2010 ocurrió lo inesperado, Ediciones Puntocero se vino con la iniciativa fresca de resucitar un clásico y edita PIM PAM PUM ahora con cambio de titulo (Rebolledo se replantea y decide remplazar las "enes" por las "emes") también viste una portada épica del artista y fotógrafo venezolano Nelson Garrido realizada en el 93 titulada "Caracas sangrante" una vista panoramica de una Caracas teñida por la violencia y la desigualdad, el recurrente tema una piramide invertida. Esta nueva edición de la novela, en sustancia intacta y fiel a las dos primeras ediciones, situada al margen del presente, escrita en algún espiral sensitivo del pasado siglo por Alejandro y su propio recorrido fantástico de la memoria, nos lleva inexorablemente por los toboganes roídos del tiempo colisionando por fin con las nuevas practicas cotidianas y expectativas híper-modernas. Aunque el tiempo albergue múltiples toboganes dentro de si y exista el internet y la física cuántica, es un alivio para los curiosos, los “old school”, los noveles y los apasionados tener la posibilidad de atesorar algún numero de PIM PAM PUM en algún recoveco interno.

La novela desde el comienzo es un impulso, desde el verdadero significado del impulso, eso que se siente por instinto y cae por gravedad sobre los actos, no importa las intenciones, el bien y el mal es relativo. También esta presente en ella alguna esperanza de que algo súbitamente bueno pueda suceder y sorprendernos. Los personajes se estiran y se encogen en una novela atemporal, buscando, siempre buscando, sin encontrar aquello que se perdió detrás de los espejos.

La verdadera materia del libro no comprende la moral ni las luces de Bolívar, tampoco la conciencia social del venezolano. Esto podría ser lo que PIM PAM PUM nos hace llegar desde sus líneas: el desdén planetario por la vida, lo que no nos importa. Sentir más, llegar al otro lado del placer para luego sentir menos y al fin, quizás, aliviar algún dolor de infancia o algún trauma auto-inducido con la joven excusa de besar al ocaso en los ojos. 

El tobogán nos trajo hasta aquí desde el bucle generacional de los noventas, transcurre el 2016 presumido ante nosotros, ya permitiéndonos disfrutar con deleite de PIM PAM PUM un mamut sintomático que mira con nostalgia y le urge gritar.

Podría interesarte

3 comentarios

  1. Excelente nota y genial Rebolledo, recomiendo lean esto: http://es.scribd.com/doc/23905098/Romances-Del-Distroy-Alejandro-Rebolledo

    ResponderEliminar
  2. Una joyita escondida como una ostra oscura en la intrincada web. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Afortunadamente pude comprar PIM PAM PUM en Esperanto del San Ignacio semanas antes de que cerraran la tienda.

    ResponderEliminar

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto