Crítica Literaria José Eduardo González Vargas

«La maravillosa vida breve de Óscar Wao» de Junot Díaz

4:08 p. m. J. E. González Vargas


Por mucho tiempo creí en el mito, perpetuado por nuestro sistema escolar, de que la cultura es una docena de europeos muertos (con algún gringo de relleno) o una suerte de baile, trajes, máscaras y otro montón de cosas disecadas vistas en el liceo. La cultura, entonces, no era algo con lo que uno se siente identificado sino la que uno atestigua: el legado decantado de una sociedad que vale la pena ser recordada. Por ello, en una época donde se pelea por mayor y más diversa representación en los medios, simpatizaba pero no entendía del todo la búsqueda de esta democratización en la narrativa. Sabía, por ejemplo, lo importante que es mostrar personajes femeninos, de otras razas y de otras orientaciones sexuales, pero no entendía cómo eso aplicaba para mí. Esto fue hasta que leí La maravillosa vida breve de Óscar Wao de Junot Díaz.

Óscar Wao nació en Patterson, Nueva Jersey. Pero bien pudo salir de Petare, El Callao, Laferrere y otra infinidad de sitios. Es un latino moreno, obeso, que vive con su mamá y no tiene suerte con las mujeres y cuya alegría en la vida surge de su amor a la animación japonesa, Tolkien, Stephen King y muchas cosas más dentro de lo "Geek". Óscar encarna esa encrucijada de los latinos contemporáneos: un limbo entre la cultura materna con toda su belleza y disfuncionalidad vs la cultura sintética y empaquetada de la globalización.

En otras palabras, su persona no es la de un macho caribeño cabeza caliente (en más de un sentido) pero tampoco sus raíces le permiten ser de un todo un agringado nerd de clase acomodada cuya mayor preocupación existencial es cuándo sale la siguiente película de Marvel. Para mí, alguien quien vive y sufre en Venezuela pero fue criado con una pantalla más de la mitad del tiempo, es difícil no sentirme identificado por el protagonista de Junot Díaz, quien por esta novela recibió el Premio Pulitzer en 2008 y votada en una encuesta de la BBC como la mejor obra literaria del siglo XXI hasta ahora.

Pero claro, hay que mencionar que Óscar no es el único personaje del libro. Gran parte de la trama toca el mundo interno de su madre, su hermana y sus abuelos, reflejando un amplio matiz de vivencias dentro de la misma familia. Represión política, prejuicios de raza y de género, la dura realidad de la migración y hasta un toque de realismo mágico. El uso del realismo mágico es resaltante porque comienza en las generaciones pasadas como algo real tangente y luego pasa a algo más abstracto y simbólico.

Este elemento, con escenas que sirven de comparaciones entre pasado y presente, son reflejo de las profundas diferencias pero innegable relación entre una familia, una sociedad, en diferentes tiempos. La era de Trujillo en República Dominicana, bien podría llamarse la era del Macondo de Gabriel García Márquez donde todo parecía posible y la leyenda era inconfundible de la verdad. Los años adolescentes de Lola, la hermana de Óscar quien se fuga con un muchacho mayor que ella, es el puente entre aquel continente y este continente en donde, parafraseando a Los detectives salvajes de Bolaño, trata de americanos perdidos en América. Los hijos quienes abandonaron el campo por la ciudad y mueven cielo y tierra para entender quiénes son ya que la mayoría teme en no ser otra cosa que un mal calco de los defectos y frustraciones de la familia.

Al final está Óscar, quien todavía no podemos entender del todo porque no posee una voz definida. Óscar es un nerd, pero es un debilucho nerd de origen latinoamericano, significando que es un nerd en una cultura donde si bien no sería justo tildarla de anti-intelectual, posee una visión muy conservadora de lo que debe ser un erudito y su responsabilidad ante la sociedad. Óscar falla como tal, al dedicarse a cosas vistas como infantiles pero también falla como hombre latinoamericano al no poder ser un macho, con lo todo lo que se espera de ello, como es ser dominante, independiente, aguerrido, etc.

A pesar de haber sido escrita en inglés siento que La maravillosa vida breve de Óscar Wao es un libro muy importante para América Latina. Junot Díaz logra encontrar ese equilibro entre lo mundano, lo callejero, aquel maravilloso mundo interno y sentido de pertenencia que todos tenemos o buscamos. A varias décadas del boom, donde mucha de nuestra literatura parece haber sido de vuelta a las manos de pequeños círculos de intelectuales fastidiados o jóvenes veinteañeros que no poseen voz propia porque no la encuentran o porque en la vida le cortaron las alas, hace falta encontrar esa siempre cambiante identidad.

Podría interesarte

0 comentarios

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto