Arevalo García Arte contemporáneo

Las melacólicas naves de Arévalo García

1:45 p. m. FloraFrancola



Como salidos del imaginario steampunk, como maquinas futuristas pensadas en el siglo XIX, los ensamblajes de Arévalo García son naves que viajan en el tiempo emergiendo de historias de H.G. Wells y Julio Verne, colmadas de pequeños detalles que han sido en algún tiempo estructuras funcionales.

Cientos de engranajes perfectamente ubicados destacan sobre grandes piezas de madera rústica y metales rescatados de viejos deshuesaderos de la costa oriental zuliana. Arévalo hace su vida entre Ciudad Ojeda - pueblo de historia petrolera al otro lado del puente, donde reside- y Maracaibo, ciudad de caos donde estudia artes y hace una vida paralela. La vista y paso continuo por un lago casi abandonado parecen incidir con fuerza en su propuesta, los navíos atemporales que flotan en aguas imaginarias desdibujadas en los muros y retablos.

El ensamblaje es una técnica de composición tridimensional similar al collage, donde piezas de diverso proceder van a formar parte de un objeto escultórico  estético. No se trata solo en conseguir cada elemento y darle ubicación; la poética de lo fortuito, de la dialéctica compositiva y etérea, de la conversación con cada trozo de madera,  viene a determinar que cada clavo y tornillo sea una respuesta a demás de técnica, formal.

El paso del tiempo, el romance de los días olvidados y la incertidumbre del futuro se hacen presente en mecanismos de antiguos relojes, péndulos, resortes y espirales, es posible que si miras sus ensamblajes por un tiempo, escuches melodías y algunos cuantos tics - tacs.

La participación ocasional del legado textil, de lo que toda madre o abuela nos ha dejado, se ve en las velas translúcidas de algunas carabelas, como fantasmas que se mueven con el viento de la inmensidad de la mar, de ese persistente lago. Otra referencia puede ser también, partes desgastadas de aquellas máquinas de coser, herencias familiares o desperdicios amontonados, como chechere o perol, vestigio de la transculturización que entró por los puertos zulianos para los años de aquel boom petrolero.

Entre otras cosas, Arévalo se hace acreedor de algunas premiaciones y reconocimientos en la región por la calidad y estética de su trabajo, pero en este espacio no hablamos de galardones, como generación del cambio, el acercamiento tanto a la obra como a su autor es la la única forma de absorber y celebrar ese pulso infinito de buenaventura que nace del espíritu y revuela por sobre la atmósfera, trascendiendo.

_______________
Nota de la autora: 
Todas las imágenes son propiedad intelectual del artista.

Podría interesarte

0 comentarios

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto