Cronovisor La Redonda

Once bandas que ya tendrías que haber escuchado pero -quizás- no lo hiciste (I Parte)

2:30 a. m. Maily Sequera


Mantenerse actualizado está sobrevalorado en estos tiempos. En mi caprichosa opinión, mantenerse informado es mejor, probablemente más útil. Lo recomiendo porque así me consuelo cuando sé que vivo en una impuntualidad eterna con las nuevas propuestas. Lo intenté: puedes perder la vida en cientos de blogs y decenas de revistas musicales (a las cuales recomiendo no creerles todo) Puedes arrimarte a gurús, hipsters avant-garde, gente que vive de saber qué suena en todos los espacios del globo, del garage al mainstream. La verdad: es inabarcable. Las formas de consumir música a la que nos estamos acostumbrando parece una degustación de cocina molecular: quedas con hambre. La sensación de llenura no es más que una confusión que pasa rápido.

En mis aventuras y oficios varios, reseñando para otros medios, por puro placer, búsqueda curiosa o encuentro fortuito, me he encontrado con algunos artistas que la limitación de caracteres no me ha dejado celebrar como he querido. En Acracia pour les porcs tengo la oportunidad de juntarlos para en esta reseña remix recomendarles a quiénes deberían escuchar con atención.


PachiJiménez




Vamos a comenzar aclarando que no todas son bandas, que Pachi Jiménez es un cantautor. Antes, a finales de los 90s, Pachi estaba en los Estados Unidos donde se involucró con un par de agrupaciones con quienes grabó tres discos. Separado su último proyecto, Pachi se muda de Washington DC a Miami donde hace amistad con los colombianos de The Monas, colabora en su disco con un tema y en un gesto de retribución extendida o encantamiento musical mutuo, junto a Pipe María y Juancho Dávila (The Monas) mas Denes Kain, trabaja en la grabación de su primer disco solista. El trabajo se completa en Venezuela, cuando Pachi regresa a Puerto La Cruz, ese nicho del rock nacional, y junto a Boston Rex (Tomates Fritos) termina uno de los discos en solitario más solidos que se han producido en los últimos años dentro del rock nacional. El camino de regreso, un álbum grabado entre 2007 y 2010, durante la transición del autor de EEUU a Venezuela, su vuelta a casa, es una sorpresa musical. Le podemos encontrar puntos de encuentro con Yatu, Calamaro, Chetes, si gustan de comparaciones cercanas. Rock n' roll clásico, country rock, blues, pero sobretodo la introspección lírica y la agudeza musical que necesita un cantautor para construir sus espacios.
Con Pachi Jiménez hay que tener cuidado, para no confundirse y perderse entre sus múltiples proyectos musicales. Es incansable, parece. Nada he escuchado de su banda paralela, Melancólicos Anónimos, o algunas colaboraciones con otros músicos. Ahora, con Pachi Jiménez, el cantautor, imposible hacerse el loco. Promete disco para este año, La Voz de los Perdedores, el segundo. Están avisados.

www.pachijimenez.com

  
MeganeuraMonji



  En algún momento, mientras moría mi adolescencia en 2001, pensé que Meganeura Monji sería - en su futuro inmediato- una banda de la ciudad de Maracay que saltaría el muro de 'banda regional' y ganaría un reconocimiento masivo innegable . Eso pensaba yo junto a un amigo mientras recorríamos algunos bares de Caracas y todos los encargados de darnos fechas para bandas maracayeras, nos mareaban preguntando, con sincero encantamiento, qué pasaba con los Meganeura Monji.

Entonces, el uso del internet era de privilegiados y conocedores. Todavía la gente se llamaba por teléfono. Meganeura Monji acababa de participar en el Festival Nuevas Bandas pero ya tenían cuatro años andando y referencias suficientes como parar ser considerados una curiosidad valiosa del rock electrónico y la música experimental en Venezuela. Ahora, 15 años después, entendemos que Ricardo Vizcarrondo (ex Epitafio) y Agustín Parra han desarrollado -junto a tres alineaciones que han definido sus etapas más creativamente fértiles- el proyecto de Meganeura Monji como una banda de estudio/garage, con muy pocas pero destacadas salidas en vivo y 'fugaces' coqueteos con el reducido mainstream venezolano: un single en 2003 que se convirtió en un fenómeno viral en la red -ahora masificada- y la rotación nacional del tema Brother Sun, en 2010.

A finales del 2011, Meganeura Monji puso a disposición de quien quisiera descargarlo, su tercer álbum, Unspoken Words. Pasado lo pasado, cuatro singles y tres discos autoeditados (Elektrodonata -single, 1998-, Things to be Proved -single, 2001-, A Fragmento of My Mind -LP, 2002-, Fugaz -single, 2003-,  Depit -LP,2007-, Brother Sun -single, 2010- y Unspoken Words -LP,2011- ), se puede reconsiderar la historia de Meganeura Monji y entender que el reconocimiento -sino masivo- es innegable. MnM es más que una referencia en el rock aragüeño, una autoridad, sobrevivientes estóicos de los batucones del rock n' roll. Si existe algo parecido a una memoria colectiva de quienes seguimos el rock hecho en Venezuela, Meganeura Monji merece su lugar.

www.meganeuramonji.com

LosNoelia

 
Toda forma de fe es una manifestación de riesgo. Recomendar una banda que tiene un uño de vida es un acto de fe. Los Noelia salieron del cascarón en el 2011 y es un proyecto de Joshuan Marval, quien precozmente estuvo demostrando habilidades musicales como breve residente de algunas agrupaciones que él mismo creo y dinamitó hasta que formo éste, su proyecto ideal. En él, se encarga de componer, cantar, y -claro- tocar -muy bien- la guitarra. Creo que la solidez de los Noelia apoya el contrapeso en Ludwing (Ludo) Vitanza, quien complementa la dupla líder, y arrastró de su anterior proyecto de punk rock (Np3) al baterista, Erick Barreto. El trío creció hace poco con la inclusión de Saul Rojas (ex Sin Dirección) en otra -destablemente ejecutada- guitarra.

Desde mediados de 2011, su primer EP se encuentra disponible para su descarga gratuíta. Son cuatro temas de synth rock, potente y crudo, con influencias en el rock progresivo y el pop de autor. Los Noelia, claro, aún se encuentran en la busqueda de su identidad pero la muestra de su EP homónimo, Los Noelia, demuestra calidad y entereza musical. Es destacable que la muestra, poca, bastó: M.O.N.O.S., su primer single, estuvo en rotación radial nacional y han llegado a acuerdos con la empresa canadiense AGL Solution, para que el tema entre en la plataforma del juego de video Rock Band. Hay que mantener la atención este año, su primer disco, Caja de Música, está por estrenarse.



Cronovisor


Mi opinión sobre el rock hecho en Valencia siempre había sido reservada. Bajo la obligación de expresarla: condecesdiente, tiernamente hipocrita. No me odien. De alguna insoportable manera, durante mucho tiempo, el rock valenciano me parecío 'pegado', repetido y caduco, pero siempre hay tiempo para morderse la lengua. Con sangre en la boca, agradezco que Overlook Suite, La Nota Ignota, -quizás- Bajo Tierra y ahora, Cronovisor, me invitaran a reconsiderar mi negación.

Cinco tipos que hacen rock y lo hacen bien, eso es Cronovisor. No hay más nada qué buscar allí que buenas canciones. Desde el 2010 -otro acto de fé- están activos como banda y el año pasado presentaron al público su primer EP, Futura, el cual fue editado independientemente y -como siempre- te lo obsequian en descarga gratuíta, si les das 'Me gusta' en FB y sabes llegar al link que han dejado por allí. Con Cronovisor no hace falta ningún tipo de declaración de principios para saber que quieren hacer rock sin pose, sin manifestación de voluntades, sin cuentos baratos. El encanto del rock es su simple sinceridad, su crudeza. El sonido debe hacer casi todo el trabajo y conquistar.

Yo quedé encantada con los cuatro temas de Futura. Quienes necesiten referencias, de alguna manera, Cronovisor me recuerda a los chilenos de Lucybell. Como una bala siempre fue mi canción favorita del EP pero sabía que Cuerdas Mágicas era el single ideal. Durante este mes serán pronóstico en el único circuíto radial que rota rock a nivel nacional. Mi pronóstico personal es que les irá del carajo. Sino ahora mismo, en un rato. Les digo, de pana, no se conformen con el single y bájense Futura.



LaRedonda




Hay bandas que tienen 12 años échadole pierna y más, como La Redonda. Son buenas, tienen producciones editadas, se van de gira por Europa, como La Redonda. No nos enterámos. No sabemos. Lo anterior tiene que ser culpa nuestra. Doce años es tiempo suficiente para que el boca a boca haga el trabajo, sobre todo para una banda que se sostuvo en la autogestión y la toma del espacio público desde sus inicios (ahora, cambió la cosa pero, de eso, ya les digo) Tampoco es que La Redonda hace rock progresivo, heavy metal, folk turco; esta gente hace salsa hip-hop fusionando de manera magistral el ritmo caribeño que a usted le guste más.

Debe considerarse que La Redonda se mantuvo firme y activa como proyecto, identificada -siempre- como revolucionaria, defendiendo que su música tenía contenido social y que ellos tocaban en comunidades populares, sin demasiado protocolo. Aún así, a pesar de -digamos- el apoyo que podría encontrar en el sistema cultural del Estado, La Redonda es una banda que aparece esporádicamente en las tarimas revolucionarias/ anti-imperialistas/ socialistas que ya conocemos, generalmente acompañada por bandas que identificamos como simpatizantes del gobierno, más bien, de ideal izquierdista, quizás socialista, - livianamente usado- revolucionario. Algunas de estas, ya repetidas de más. La Redonda lo dijo en 2010: "Allí, también, 'hay una mano pelúa". La Redonda es rebelde, no se sectoriza ni monopoliza. Ha llevado su música a todos los espacios. En serio, a todos. A La Mega Estación, como ejemplo disonante. Aún así, parece que la apertura del oído y el pensamiento resulta incómoda para el gran público.

Ahora, no sé cómo van las cosas para ellos. Lo destacable -y lamentable- de todo lo anterior es que La Redonda sigue siendo una banda que no puede recorrer su país apoyandose en su popularidad. Quizás, a ellos no les interesen esos planes sino ser identificados como una banda que forma parte del bloque que en proyectos culturales intenta masificar un mensaje de cambio social.

A La Redonda los conocí en el 2005, en un toque junto a Babylon Motorhome, Papashanty Saundsystem, Sala de Leb, Bacalao Men, Le Merm y Hora Cero. Bandas desaparecidas y/o olvidadas, con destacables trabajos e igual suerte - restando a Papashanty Saundsystem-: una popularidad reducida, limitada a los perseguidores de la música nacional, a quienes no puedo sino felicitar por su labor de hormiga.

Por ahí, en Myspace, se puede alcanzar a La Redonda. Tienen un tema, En Qué idioma, que debería ser parte de nuestro soundtrack local. Vayan a buscarlo. Nunca es tarde para la música ni para pasar el dato.




Nota de la autora: Las fotografías del posts son imágenes promocionales de cada agrupación reseñada. Las bandas se reservan todos los derechos de las composiciones musicales aquí expuestas.


 

Podría interesarte

5 comentarios

  1. Meganeura me dejó picadísimo. Me dá buena envidia esta compilación musical nacional tan balanceada. Esperamos la segunda entrega, Jefa!

    ResponderEliminar
  2. Cronovisor me gustó burda.
    De hecho, no hay quejas de ninguna de las recomendaciones. Son muy buenas.
    [ustedeselgurú]

    ResponderEliminar
  3. pachi jimenez - si the beatles de principio de los 60s fuesen sordos y no tuviesen gusto

    meganeura monji - la vaina mas estupida que he escuchado en todo el año, y eso que escucho un monton de musica venezolana. mezclado como si todos los involucrados vivieran con tinnitus siempre

    los noelia - original y unico como un poema de un adolescente

    cronovisor - post-chacaiteros

    la redonda - seguro la unica habilidad que tienen es tocar mientras fuman monte. ademas, quien usa amen break en pleno 2012. si tienen doce años tocando y todavia a nadie le interesa quizas es por algo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo:

    Te cedemos el espacio. Tienes alguna banda buena que reseñar? Crees que puedes hacerlo mejor? escríbenos un artículo y lo publicamos. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Coño, me acordé de OneChot, Mai, ahora que mencionas a Papashanty. Ya está mejor, de hecho reacciona y se mueve, se acuerda de algunas personas, y al parecer poco a poco se irá recuperando. Espero que pueda seguir cantando, al parecer será posible. Al señor anónimo le pido, encarecidamente, que nos ilumine con su sabiduría, que escriba un artículo y lo mande, y probablemente yo deba revisar mis gustos musicales, vale, porque las bandas reseñadas aquí me gustaron, unas más o menos que otras, pero ninguna me pareció mala. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Ácratas

Edición:
David Parra.
Redacción, diseño y diagramación:
Maily Sequera.
Autores y colaboradores:
David Parra, Maily Sequera, Flora Francola, José Eduardo González, Carlos Quevedo, Daniela Nazareth, Jeanfreddy Gutiérrez y Edu Salas.

http://acracia.com.ve, 2017.

Contacto